Las gimnastas alemanas cambian el maillot por un traje de cuerpo entero para evitar la sexualización de su deporte

Animadas por un deseo de sentirse más cómodas y menos sexualizadas, las gimnastas alemanas han decidido participar en los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 con un traje de cuerpo entero en lugar del tradicional maillot, al tiempo que defendían la necesidad de permitir que las mujeres en general, y las deportistas en particular, puedan elegir con libertad su atuendo.

Tal como habían anunciado, Elisabeth Seitz, Sarah Voss, Pauline Schaefer-Betz y Kim Bui participaron en las pruebas de clasificación para la final por equipos que se disputa este miércoles enfundadas en un traje con los colores rojo y blanco que cubría tanto las piernas, hasta los tobillos, como los brazos.

«Queremos asegurarnos de que todo el mundo se siente cómodo y mostramos a todos que pueden vestir lo que quieran y estar estupendos, sentirse estupendos, tanto si es en un leotardo largo como en uno corto», explicaba Voss, de 21 años, tras aclarar que el equipo había debatido sobre su atuendo el pasado domingo y había decidido optar por el traje de cuerpo entero.

El equipo alemán ya lució una vestimenta similar en los campeonatos de Europa que se disputaron el pasado mes de abril en la ciudad suiza de Basilea, tras obtener autorización por parte de la Federación Internacional de Gimnasia. «Eso no significa que no queramos seguir usando el maillot normal. Es una decisión que se toma día a día, en función de cómo nos sintamos y de lo que queramos», matizxaba Elizabeth Seitz.

Más comodidad, menos sexualización

Bajo su iniciativa subyace la necesidad de sentirse cómodas consigo mismas frente a la sexualización que en ocasiones se hace de las gimnastas. «De pequeña no veía el traje ajustado como un gran problema», explicaba la propia Voss a la televisión alemana ZDF, «cuando comenzó la pubertad, cuando tuve la regla, comencé a sentirme menos cómoda».

Seitz, por su parte, compartió en sus redes sociales, sin más comentarios, numerosas fotos de jóvenes gimnastas que circulan por internet atrayendo, según ella, a mucha gente que no está interesada en el deporte. Voss, a su vez, recordaba que en los entrenamientos llevan pantalones cortos y que durante la competición la sensación de que «el maillot se mueve cuando haces muchos ejercicios» puede ser incómoda.

La decisión de las gimnastas alamanas tiene lugar, en ese sentido, después de varios episodios de abusos en el deporte en diversos países, el más sonado de ellos, la condena del médico de la selección de gimnasia estadounidense, Larry Nassar, por abusar de cientos de deportistas.

Aunque los trajes que cubren las piernas estaban autorizados por las autoridades federativas de la gimnasia, hasta ahora se había recurrido a ellos únicamente por motivos religiosos, mientras que las gimnasta alemanas quieren universalizar la posibilidad de elegir. Seitz, que en Tokio compite en sus terceros Juegos Olímpicos, resumía el espíritu de la iniciativa: «Queríamos mostrar que cada mujer, cada persona, debe decidir qué vestir».

Fuente: RTVE 

Related posts

Top